5 PUNTOS A TENER EN CUENTA ANTES DE CAMBIAR LAS VENTANAS DE TU CASA

2019-09-18T14:19:21+00:00 10 julio, 2019|La ventana en el hogar|

Te felicitamos, has tomado la decisión correcta. Las ventanas son un punto crítico dentro de la envolvente del edificio y por lo tanto un factor esencial para lograr un correcto aislamiento en tu hogar. Instalar unas buenas ventanas contribuye a ahorrar en gastos de climatización lo que se notará en la factura energética. Un avance importante sin embargo ahora, llega el temido reto de elegir qué ventanas instalar y te planteas, ¿por dónde empezar?, ¿qué debo tener en cuenta para no arrepentirme después?

Vamos a darte 5 consejos a considerar, antes de cambiar las ventanas de tu hogar:

1. Elije ventanas de calidad

El mercado ofrece multitud de opciones y materiales. A la hora de seleccionar el material lo más habitual es elegir entre instalar ventanas de PVC, aluminio o madera. De las tres opciones, el PVC es el material más versátil de todos los utilizados en la fabricación de ventanas por su alto poder de aislamiento; su fácil mantenimiento, tan sólo es necesario utilizar agua y jabón neutro; también su larga vida útil siendo 100% reciclable.

El aluminio, un material tradicionalmente asociado a las ventanas, está siendo desbancado por otros materiales debido a sus reducidas prestaciones como aislante, al fin y al cabo, no hay que olvidar que se trata de un metal y por lo tanto un material conductor tanto del frío como del calor. Además, es susceptible de oxidarse debido a la unión mecánica de esquinas que pueden permitir el paso del aire y agua. Por el contrario, es un material resistente a golpes y con una amplia variedad de acabados en cuanto a colores.

La madera, con un alto componente estético y unos buenos valores de aislamiento tiene el inconveniente de requerir un mantenimiento periódico para mantener las ventanas en buenas condiciones año tras año.

Las ventanas son el elemento más débil dentro del cerramiento de la fachada, por lo que un excelente aislamiento en la fachada puede verse mermado por unas ventanas de baja calidad.

 

Ventana de PVC fabricada con SOFTLINE 82

2. Ten en cuenta el clima y la ubicación

Es tremendamente importante prestar atención a la ubicación de la vivienda. No es lo mismo una ventana ubicada en primera línea de playa con un clima húmedo, que una ventana en el centro de una gran ciudad en una calle con mucho tráfico. Si queremos lograr el mayor confort en el interior del hogar, debemos tener en cuenta tanto el aislamiento térmico como el acústico.

En este sentido se hace necesario contemplar el conjunto de la carpintería, no sólo el perfil sino también el tipo de acristalamiento. Por ejemplo, una ventana orientada al sur que recibe una fuerte incidencia solar, precisará de un acristalamiento que refleje la radiación solar y al mismo tiempo reduzca las pérdidas de energía hacia el exterior de la vivienda, como es el caso del aire acondicionado. Es más, cada estancia del hogar puede requerir un tipo de acristalamiento según su ubicación e incidencia solar.

 

Ventanas frente al mar, fabricadas con perfiles VEKA Ekosol

 

3. El tipo de apertura de la ventana influye en sus prestaciones térmicas

Dentro de una misma vivienda las estancias decíamos varían sensiblemente, y no solo hay que prestar atención a la ubicación hacia el exterior, sino también al espacio y tamaño de la habitación.

La apertura de una ventana influye en sus prestaciones o comportamiento frente al agua, aire y viento. Ventanas de cocinas y baños suelen requerir de aperturas deslizantes por ser zonas con espacios más reducidos. Sin embargo, el resto de estancias pueden perfectamente requerir ventanas de apertura practicable o su variante oscilobatiente, con una o varias hojas.

Por lo general las ventanas con aperturas practicables arrojan mejores prestaciones que las deslizantes, si bien ya existen en el mercado ventanas deslizantes de altas prestaciones, pensadas por ejemplo para cubrir grandes huecos de salidas a porches o terrazas.

 

Ventana de apertura practicable

Ventana de apertura deslizante

 

4. Confía en buenos profesionales

En el proceso de reforma de las carpinterías, no sólo tiene importancia una buena selección del material. La correcta fabricación de la ventana y su instalación permitirán que las ventanas cumplan su cometido y se conserven como el primer día durante muchos años.

Una ventana de excelentes prestaciones con una instalación incorrecta, puede convertirse en una fuente de entrada de agua y viento. Por tanto, no temas invertir tiempo y recursos en buscar un buen profesional con referencias y que te aporte confianza. Al fin y al cabo, ¡las ventanas solo se cambian una vez en la vida!

 

5. Infórmate acerca de los Planes Renove para ventanas

Las Administraciones autonómicas vienen gestionando en los últimos años subvenciones para cambiar ventanas por otras más eficientes. Los requisitos y subvenciones varían para cada Comunidad Autónoma pero antes de tomar la decisión conviene informarse ya que el ahorro puede ser considerable.

Antes de proceder con la reforma ventanas en tu hogar, consulta en nuestra web www.veka.es el listado de fabricantes autorizados VEKA por provincia. Ellos serán quienes mejor puedan asesorarte en todos estos aspectos y recomendarte la ventana de PVC o aluminio que mejor se ajuste a las necesidades de tu hogar.